Lo reconocemos. Cuando O Café de Xulia cruzó la línea de salida su equipamiento no era el de hoy. Lucíamos un dorsal protagonizado por el blanco y en el que pocas líneas de tinta bastaban para vestir a nuestra carta. Unas tres ensaladas, nueve platos combinados y tres postres junto a algunas raciones y hamburguesas eran nuestra propuesta culinaria. En el restaurante teníamos opciones para desayunar, para comer, para merendar o para cenar en A Estrada pero –hay que decirlo- teníamos menos.

 

Quienes nos visitáis sabéis que nuestra carta actual es mucho más amplia. Ha crecido conforme a vuestras sugerencias y peticiones, guiándonos por cada uno de los comentarios que nos fuisteis haciendo. ¿Un ejemplo? Si en 1999 teníamos la tortilla española y tres variedades de tortilla francesa, hoy las numerosas especialidades de la famosa omellette son uno de nuestros mayores orgullos. Y su número no ha crecido por una decisión individual nuestra sino por todo lo contrario, lo ha hecho porque así nos lo habéis hecho saber. Lo mismo ha pasado con nuestro famoso plato Nº6: su milanesa de pollo, patatas y ensaladilla es una combinación hecha a medida. A vuestra medida.

 

¿Y que pensáis del bacalao, el San Jacobo –no te lo creerás pero solo lo teníamos de cerdo aunque ahora sean el de pollo y el de ternera los más solicitados- o la croca? Les ha pasado lo mismo: están aquí porque vosotros los habéis hecho estar. Poco a poco, en definitiva, más cerca de la línea de meta nuestro dorsal ha cambiado el blanco por otro color. Vuestro color.