En estos 15 años, hemos cambiado. Algunos más. Otros menos. Pero todos un poco. Como en la vida misma, nuestro trabajo diario tampoco es exactamente igual al del momento en que abrimos nuestras puertas. Hace poco os contamos cómo en este restaurante de A Estrada se fueron introduciendo los menús y sumando propuestas gastronómicas pero también lúdicas. Nuestra idea es que aquí os sintáis como en casa. Y en todo hogar, hay un ingrediente que no falla: la dulzura.

En nuestro caso, lo dulce siempre ha tenido presencia. Pero en los últimos tiempos ha cobrado importancia. ¡No sabéis que buena repostera es Andrea! De siempre, la cocina le ha gustado. Pero ahora, son sus manos las que elaboran las más variadas recetas para dar forma a todo tipo de tartas –si tenemos que escoger nos quedamos con la de tres chocolates o con la de queso (¡aunque mejor no tener que decidirnos y disfrutarlas todas!), magdalenas o bizcochos. No fallan. En el momento del desayuno, después de comer, en la merienda o como un capricho al final del día ¡sus creaciones son miel para el paladar!

Y, además, sois muchos los que nos comentáis algo. El hecho de que al preparar vuestras tartas os evitáis -por ejemplo al celebrar vuestros cumpleaños con nosotros- encargar el pastel para las velas en otro establecimiento y tener que traerlo. ¡Ya lo sabes, si piensas en una celebración piensa solo en eso y olvídate de lo demás! ¡El postre lo ponemos nosotros!