Cuando abrimos nuestras puertas, hace dieciséis años, en nuestra nevera podías encontrar dos tipos de leche: entera y desnatada. Tanto si venías a desayunar como a comer o cenar, en nuestro restaurante de A Estrada te encontrabas con estas dos opciones para preparar el café.

Posteriormente, vuestras peticiones hicieron que estos dos protagonistas tuviesen que dejar un hueco en la cámara de frío: llegaba la época en la que a muchos os gustaba la bebida de soja o de avena. Y después, surgió la leche sin lactosa, que ha sido todo un descubrimiento. Tanto es así que ya servimos tantos cafés con ella como con la variedad desnatada.

Por esta razón, en cuanto volvamos de nuestras vacaciones pondremos en marcha uno de nuestros nuevos proyectos: bizcochos y nuevas recetas con leche sin lactosa y bebida de soja. ¡Mucho más fáciles de digerir por todos los estómagos!