Cada día, miles de bolsas se acumulan. Los paquetes se agolpan y los briks se pelean por lograr un lugar en su contenedor de destino. Si tienen suerte, alcanzarán la meta. En caso contrario, serán un área de descanso, un paseo o la calle quienes los acogerán por tiempo indefinido. Dada la gran cantidad de basura que como consumidores producimos jornada tras jornada, cuidar el medio ambiente debería figurar entre todos esos propósitos que al término de la duodécima campanada todos nos proponemos. En nuestro caso, desde este restaurante de A Estrada contribuimos siempre que podemos a proteger el entorno que nos rodea.

Para ello, cada uno de nosotros podemos poner un granito de arena. Y en nuestro caso lo tenemos especialmente presente en el servicio de pedidos. ¡Siempre recomendamos que sea el cliente quien nos traiga un recipiente de casa para poder llevarse sus reservas! De este modo, día a día tratamos de ahorrar cartón, producimos menos residuos y favorecemos, en consecuencia, la atención al entorno natural. ¡Y a mayores, muchos de clientes se ahorran el gasto añadido que provoca hacer uso de un envase desechable!

En definitiva, la cultura del reuse-it (reutiliza) tiene claros y continuos beneficios. ¿Te apuntas a ella?